Tradición y celebración en Semana Santa: Plaza de Armas se llenará de huevitos de chocolate

Niños hasta 12 años podrán participar en esta actividad organizada por la municipalidad de La Serena en el marco de su oferta programática para vivir la Pascua de Resurrección.

alt



“A la búsqueda de huevitos en Pascua de Resurrección” se denomina la actividad que este domingo 31 de marzo en Plaza de Armas, a partir de las 12:00 horas, está organizando la municipalidad de La Serena como parte de las actividades programadas para celebrar en familia esta Semana Santa.
 
Serán 3 mil chocolates que niños y niñas deberán encontrar y que estarán escondidos en diversos puntos para que, con imaginación y alegría, disfruten de esta tradición.
 
“Es una de las celebraciones más importantes del calendario católico, ya que recuerda la Resurrección de Cristo, y en ese sentido, siendo nosotros una ciudad con una marcada religiosidad queremos sumarnos e invitar a la familia, a los niños, entregándoles una sana entretención que viene muy bien en estos días de reflexión y recogimiento”, dijo Claudio Godoy, Director de Extensión del municipio local, quien agradeció el apoyo de la empresa Carozzi con sus marcas Costa y Ambrosoli, además de Aguas del Valle e IPCHILE.
 
La actividad contará con monitores, todos alumnos de dicho centro de estudios, quienes acompañarán a los pequeños en la búsqueda de los chocolates, y también con pintacaritas que harán más divertida e inolvidable esta jornada para que turistas y residentes vivan de manera diferente.  
 
En el hemisferio norte, la Pascua transcurre en primavera y las flores dan un hermoso color. Muchas culturas asociaron esta estación a la fertilidad y, justamente, a la nueva vida. La fiesta cristiana de la Resurrección de Jesús, no es otra cosa que la posibilidad para los hombres sean mejores personas y alcancen una nueva vida, siendo los huevos de Pascua, por tanto, una referencia a esa vida que Jesús trae.
 
Asimismo, desde tiempos antiguos distintas culturas usaron huevos coloreados para simbolizar el nacimiento y la fertilidad. Durante la Edad Media, los europeos solían coleccionar huevos de colores de diferentes aves y, gradualmente, esta costumbre se asoció a la Pascua. Después comenzaron a pintar y decorar los huevos con motivos festivos y alegres y los conejos también fueron usados como símbolos de fertilidad dando origen a esta particular forma de celebración.