Comenzó la demolición de La Portada

“Desaparece una parte de la historia, pero comienza otra”, destacó el alcalde Roberto Jacob en una emotiva ceremonia realizada en el propio recinto deportivo, levantado en 1952.

alt


El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, el Subsecretario de Deportes, Gabriel Ruíz Tagle, consejeros regionales, concejales y el alcalde de La Serena, así como socios históricos y jugadores emblema de los ‘50 y ’60, como Patricio Aracena, Jorge Poblete, Rubén Esquivel, Gregorio Vilches y José Sulantay, fueron quienes se transformaron en testigos privilegiados del inicio de las obras de demolición del mítico estadio La Portada, recinto surgido en el marco del Plan Serena e inaugurado en el aniversario de la ciudad el 26 de agosto de 1952.

La poderosa pala mecánica comenzó su trabajo derribando los primeros trozos de cemento en el sector de Martín Badía, concretando el fin de una etapa y a levantar así uno de los proyectos más emblemáticos de la capital regional en los últimos años.     

“Agradezco la voluntad de todos los actores que estuvieron involucrados para aprobar esta obra. Ahora debemos prepararnos para los grandes eventos que se nos vienen, como la Copa América. Desaparece una parte de la historia de La Serena que se mantendrá en el recuerdo de los que participaron en las distintas actividades que aquí se realizaron, pero también se inicia una nueva parte de la historia que contiene proyecciones auspiciosas para un recinto que será para todos los serenenses. Nos llevaremos como recuerdo una parte de la cancha y un pedazo de la serena y por ende una parte de nuestro propio corazón”, expresó un emocionado alcalde Roberto Jacob, quien precisó que todo el material que puede ser reutilizado, se ocupará en diversas obras. “A pesar que se demuele la parte de cemento queda una parte importante para seguir ocupando. Este pasto de la cancha, por ejemplo, va a seguir vivo porque se va a trasladar al Parque Coll y va a servir para que el fútbol amateur tenga una cancha digna. Además parte de la tierra que se extraiga permitirá estabilizar caminos y con otros materiales podremos también nivelar algunas quebradas. Las butacas también las reubicaremos en otro recinto deportivo”, sostuvo el edil.

Ema Céspedes, se hizo socia de Club Deportes La Serena a fines de los 50 cuando empezó la institución y vio jugar a los mejores de la época, algunos de los cuales estuvieron ahí como invitados especiales. “Da mucha pena ver esto. Tengo muy buenos recuerdos, el estadio se llenaba, veníamos en familia. Espero que con este estadio nuevo vuelvan los triunfos”, dice mientras llegan a su mente recuerdos de su hermano Víctor, el popular “bototo”, utilero del granate en sus inicios, gracias a quien pudo conocer a muchos de los jugadores de la época y sentir como pocos las penas y alegrías en este estadio que hoy se echa abajo para dar paso a un moderno recinto estándar FIFA que se espera esté terminado a fines de año.