Oficina Local de la Niñez de La Serena imparte talleres recreativos para niñas, niños y adolescentes

Pastelería, huerta orgánica y fútbol, son los intereses identificados por niños/as de la población Juan XXIII de La Antena. Municipio serenense hizo entrega de materiales para su realización.

En el marco de las acciones impulsadas por la Oficina Local de la Niñez de La Serena (OLN), comenzó la realización de talleres recreativos para 30 niñas, niños y adolescentes de la población Juan XXIII, ubicada en el sector de La Antena. Las iniciativas, se levantaron a través de un diagnóstico territorial, como parte de la planificación comunitaria de este programa, que se ejecuta mediante un convenio entre el municipio de La Serena y el Ministerio de Desarrollo Social. Así, las áreas más interesantes identificadas por las y los NNA fueron pastelería, huerta orgánica y fútbol.

Para ejecutar los talleres, el alcalde Roberto Jacob hizo entrega a las familias de los materiales que sus hijas e hijos utilizarán para su desarrollo. “Tuve la oportunidad de conversar con los niños en mi oficina, la verdad es que están llenos de ideas, están contentos con el programa, de hecho ellos eligen cuales son las cosas más importantes que a ellos les interesa. Es programa muy bonito, porque además también participa la familia. Debemos seguir por esta senda con iniciativas que les favorezcan”, resaltó el jefe comunal de La Serena.

 

La actividad, permitió además entregar un espacio de escucha y recepción de sus necesidades, con el fin de dar respuesta a aquellas que implican injerencia desde las autoridades de la comuna. “Esto significa mucho porque somos de los pocos niños que pudimos tener esta oportunidad y de tener materiales para poder trabajar con ellos y aprovecharlos”, expresó Bastián Aguirre, uno de los jóvenes participantes.

 

A su vez, el seremi de Desarrollo Social y Familia, Eduardo Alcayaga, agregó que “con esta actividad se refleja que ellos son capaces de tomar decisiones, de escucharles y estamos rompiendo con una tradición que era que los niños no tenían derecho a opinar. Hay que ser capaces de orientar y permitir en los pequeños el tomar buenas decisiones, que dialoguen más allá del juego”.

 

Actividades para aprender, jugar y conocer

 

La apertura de estos talleres recreativos, no solo buscan dar relevancia a la voz de las niñas, niños y adolescentes, sino también cumplen el propósito de generar instancias de diversión, donde puedan jugar y conocer a otros/as niños/as de su edad.

 

Andrea Rivera, mamá de uno de los niños participantes, destacó que “es importante que este programa este aquí, porque han acercado a los niños de la población. Mis hijos no conocían a sus vecinos, entonces esta es una buena instancia donde se están conociendo, además que estén desarrollando estos talleres es mucho mejor, los niños vienen entusiasmados”.

 

Frandili Fonseca, de 10 años, es una de las participantes del taller de pastelería, cuyas clases se desarrollan en la Junta de Vecinos Juan XXIII, dictadas por una monitora que, entre otras cosas, les enseña recetas clásicas de repostería. “Me parece interesante, yo me inscribí porque como mi papá trabaja de panadero, él también quiere que yo aprenda a cocinar, además tengo un hermanito bebé y si un día mi mamá no está, yo puedo saber hacerle cualquier cosa dulce para que él se calme y no llore, también porque me divierto mucho haciendo cosas”.

 

La participación activa de los NNA y la de sus familias en estas instancias, contribuye a fortalecer el vínculo entre las comunidades, instituciones y otros actores relevantes, transformándolos en agentes co-garantes y protectores de los derechos de los niños. “Es muy importante señalar que las necesidades y las problemáticas que nosotros estamos abordando son netamente identificadas por ellos. Estos son espacios donde pueden dispersar su mente y su creatividad y es súper importante para nosotros como OLN llegar a estos espacios. Estamos respaldados por nuestro alcalde que nos apoya constantemente en la ejecución de estos talleres”, indicó Valentina Jiménez, trabajadora social de la Oficina Local de la Niñez.