Core aprueba recursos para la compra de ex – CCU

Origen de la adquisición

El municipio serenense gasta al mes 30 millones de pesos en las 16 instalaciones que debe arrendar para funcionar.

 

Por unanimidad los miembros del Consejo Regional, CORE, aprobaron los 4.855 millones de pesos para que el municipio de La Serena adquiera el terreno y edificio donde funcionó la exCCU, dependencias que serán utilizadas para reunir  todos los servicios municipales

“La ex - CCU es un lugar de una hectárea y media en plena zona típica y que por muchísimos años ha estado abandonada, ha sido un lunar negro que ha tenido el casco histórico de la ciudad”, manifestó el alcalde Roberto Jacob una vez terminada la sesión extraordinaria, agregando que “ha ganado la gente de La Serena. Proyectamos muchos servicios dentro de este recinto que irán en directo beneficio de las personas”.

“Dejaremos de pagar todos los arriendo que tenemos actualmente (16 inmuebles) que suman 30 millones de pesos mensuales y concentraremos la atención a la gente allí, pero no sólo eso, esto será hermoso, reactivará el centro histórico, estacionamientos subterráneo, boulevard, aguas danzantes y más lugares para la reunión familiar”, señaló entusiasta el alcalde Jacob.

En el mismo tenor, el intendente regional, Juan Manuel Fuenzalida, indicó que  se está haciendo una contribución grande para consolidar el trabajo que realiza el municipio de La Serena. “La compra donde se va construir el futuro consistorial es una oportunidad histórica, se está haciendo algo muy visionario, que va a potenciar el servicio que entregan los trabajadores de este municipio”.

“Se reafirmó lo que yo había planteado con anterioridad, que era absolutamente necesario aprobar este tema rápido. Este edificio se transformará en el eje neurálgico para las funciones municipales, siendo los adultos mayores los principales favorecidos al disminuirse los traslados”,  indicó el Core Raúl Godoy.

Similar apreciación tuvo el Core, José Montoya, quien felicitó al acalde Jacob por la idea, “el lugar donde se proyecta el edificio municipal pone el valor nuevamente al centro de la ciudad y nos permite cumplir la estrategia regional que nos planteamos cuando asumimos este desafío, que era dotar a todos los municipios de la región con casas consistoriales adecuadas para entregar una atención óptima”.

“Desde el momento en que se presentó  como uso de barrio cívico esta manzana fue el mejor destino posible, por eso lo apoye”, manifestó el consejero regional, Pablo Muñoz.

En tanto el Core, Eduardo Alcayaga, resaltó que el recinto cuenta “con espacios para ser ocupados por la parte administrativa y de servicios del municipio, una idea brillante de nuestro alcalde que en un corto plazo ha logrado materializar esta primera etapa y sin duda se consolidará a la misma velocidad de la mano del edil.”

Para Miguel Ángel Rebolledo, presidente de lacomisión de presupuesto del Core, este tema “ya se había expuesto en el Core, donde hubo un acuerdo político, pero de todas maneras había que hacer el ejercicio presupuestario para ver a qué año se iban a cargar esta inversión que corresponde al 10% del presupuesto de la región”.

Aspecto que también fue tocado por el Consejero René Olivares, quien manifestó que los recursos se justifican en la medida en que  “es una iniciativa que pone en valor un espacio que era parte del inventario pasivo de la ciudad. Los que hemos tenido la oportunidad de transitar por estas calles, nos llamaba la atención que esos edificios estuvieran en silencio, hoy el alcalde Jacob a través de este proyecto innovador aprovechará este espacio”.

En tanto el Core Federico Arcos, se mostró muy contento luego de la aprobación de los recurso, enfatizando que él ha sido uno de los principales impulsores de su aprobación, “he estado por apoyar este proyecto desde el inicio, porque creo que esta es la mejor ubicación donde puede quedar instalado el edificio consistorial, no existe en esta ciudad otro lugar que reúna las condiciones para una instalación como esta, basado en el terreno y su ubicación”.

Cabe recordar que el edificio fue adquirido a mediados de los 90’ por Falabella para construir un supermercado, pero las disposiciones del plano regulador y del consejo de monumentos nacionales hizo descartar este proyecto. En este contexto la empresa del retail llegó a un acuerdo con el municipio para vender el terreno que consta de 1,5 hectáreas.

La idea es habilitar en el menor tiempo posible aquellas dependencias que sean factibles de ser ocupadas de la infraestructura existente, entre calle Colón, Balmaceda, Brasil y O’Higgins.